Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats



El Servidor supremo 

¿Ha hecho alguien en tu lugar un trabajo que tú detestabas? 
¿Has hecho tú alguna vez un trabajo desagradable por otra per- 
sona? ¿Estarías dispuesto a hacer lo mismo en favor de alguien 
que te trató con aspereza? Eso es lo que hace un verdadero servi- 
dor. (Textos clave y referencias: Juan 1 3:1-1 7; Lucas 22:7- 
1 3; El Deseado de todas las gentes, págs. 598-607.) 

— ¡Ahí está! — exclamó Pedro — . Tal como Jesús lo dijo. 
— ¿Adonde? — preguntó Juan. 

— Cerca del vendedor de canastos. ¿Lo ves? Lleva un cán- 
taro con agua. Vamos rápido porque va en dirección a esa 
casa. 

Los dos discípulos siguieron al hombre, lo cual no fue difí- 
cil, porque era el único varón que llevaba un cán- 
taro con agua, ya que ese era trabajo de las 
mujeres. Pedro se alegró porque Jesús les había 
pedido que hicieran los preparativos para la 
cena de esa noche. Cuando el hombre del 
cántaro entró por el pórtico de la casa, ellos 
lo siguieron. 




Domingo 

Lee la historia 'El 
Servidor Supremo". 

Habla con un adulto 
acerca de lo que los 
sirvientes hacen en tu país. 

Ora Pide a Jesús que te^ 
muestre cómo puedes 
servir a otros. 



El dueño de la casa estaba cerca de la 
puerta. Tal como Jesús los había ins- 
truido, Pedro le dijo: 

— El Maestro te dice: 
¿Dónde está el aposento donde 
he de comer la pascua con mis 
discípulos? 

Y tal como Jesús lo había 
dicho, el hombre los con- 
dujo a un amplio aposento 



R 



^ 



f'\\\ 



w 



Lunes 

Lee Juan 1 3:1 al 5. 



^ 



Piensa El versículo 1 dice que 
Jesús ''amó hasta el fin" a sus 
discípulos. ¿En qué sentido el acto 
de lavarles los pies era un muestra 
de su amor? ¿Por qué no les hizo 
regalos como dinero, terreno o 
I ropa? ¡Qué haces para mostrar 
[amor a tus amigos? 

^Ora Pide a Dios que te ayu 
^de a comprender el ejem 
pío de servicio dejado 
por Jesús 



Core^V: 



artitívos 



el 



orcc^ot 



de 



Dios 



los 



detft<*^ 



cvici' 



coicv 



ívitftos. 



"Pues si yo, el 
Maestro y Señor, les he lavado 

a ustedes los pies, también 

ustedes deben lavarse los pies 

unos a otros. Un ejemplo yo les ^ 

he dado, para que ustedes 

hagan lo mismo que yo 

les he hecho" 



(Juan 13:14-15). 



K" 



■4 



situado en 
el segundo piso, 



provisto de todo lo nece- 
sario. Pedro y Juan miraron 
a su alrededor. No había 
mucho que hacer, porque ya 
todo estaba preparado. 
Atendieron algunos detalles y de- 
jaron todo listo. Sólo faltaba la co- 
mida. Pedro casi tropezó con una 
palangana y el cántaro con agua que 
el hombre había llevado. Comprendió que 



13 




el sirviente había llevado esa agua para que se lavaran 
los pies antes de comer. 

De pronto la puerta se abrió y entraron el dueño 
de casa seguido por sus cocineros que llevaban la co- 
mida de Pascua. 

Cuando los cocineros llevaron el cordero asado a la 
mesa, el resto de los discípulos entraron en el apo- 
sento. Miraron a su alrededor y comenzaron a discutir 
en qué lugar preferencial se sentaría 
cada uno. Ni siquiera vieron cuando 
Jesús entró con el rostro triste. 
Parecía que sus pensamientos esta- 
ban en otro lugar. Judas se abrió 
paso hasta el asiento que es- 
taba junto al de Jesús. 

Los discípulos dejaron 
de platicar entre ellos y se 
sosegaron. Miraron a Jesús 
y esperaron que dijera 




Martes 

"^Lee Juan 13:1 al 5. 

'Piensa El versículo 1 dice que 
^ Jesús ''amó hasta el fin" a sus 
I discípulos. ¿En qué sentido el acto de 
^lavarles los pies era un muestra de su 
f amor? ¿Por qué no les hizo regalos como 
I dinero, terreno o ropa? ¿Qué haces para 
mostrar amor a tus amigos? 

Ora Pide a Dios que te ayude a 
comprender el ejemplo de servic' 
dejado por Jesús. 






algo. El silencio les pareció muy largo. Finalmente Jesús se 
levantó y se puso una toalla alrededor de la cintura. 
Después echó agua en una palangana, la puso frente a 
Judas y comenzó a lavarle los pies, aunque ya sabía que 
Judas lo traicionaría. 

Judas se sintió mal, pero no dijo nada. Esperaba 
que su cara no revelara la traición que había cometido 
contra Jesús antes de ir a ese lugar. 

Los demás discípulos, 
confundidos, guarda- r\^\ 
ron silencio. Jesús 
avanzó lentamente la 
vando los pies a cada discí- 
pulo. Cuando le tocó el 
turno a Pedro, éste exten- 
dió las manos como para 
detener a Jesús. Rompió 
el silencio diciendo con 
decisión: 




.^ 



Miércoles 

Lee Juan 13:12 al 17 

Piensa ¿Cuáles son otros ejemplos 
de cosas que Jesús hizo pero nosotros no 
imitamos? 

Lista Haz una lista de esta cosas en tu 
cuaderno de estudio de la Biblia, empleando 
el versículo14 como modelo. Por ejemplo, 
escribe: 'Xomo yo, tu Señor y Maestro sané 
a los enfermos, tú también debes sanar a 
los enfermos". ¿En el caso de qué clase 
de enfermedad prestarías ayuda? ^^A-- /•'\ 

Ora Pide a Dios que te dé el J^^/f^j 
valor necesario para seguir el 
ejemplo de Jesús 





— Jesús, tú no me lavarás los pies. 

Jesús lo miró con ternura y le dijo: 

— Pedro, si no te lavare los pies, no tendrás parte conmigo. 

— Entonces, Señor, lávame todo el cuerpo — exclamó Pedro con an- 
siedad. 

— Eso no es necesario — contestó Jesús — . El que está recién bañado no 
necesita lavar todo el cuerpo, sino los pies. 

Pedro se tranquilizó, volvió a sentarse y dejó que Jesús le lavara los 
pies. 

Jesús lavó los pies a Juan el último de todos. Juan fue el único de los 
discípulos que_comprendió lo que Jesús estaba haciendo. Aunque no dijo 
nada, Jesús podía ver en sus ojos la gratitud que 
sentía. 





Cuando Jesús terminó su 
tarea volvió a su asiento. Miró a 
cada uno de los discípulos y 
luego dijo: 

— Si yo, el Señor y el 
Maestro, les he lavado los pies, 
ustedes también deben lavarse 
los pies los unos a los otros. 
Porque ejemplo les he dado, para 
que como yo lo he hecho, uste- 
des también lo hagan. Si lo 
hacen, recibirán bendiciones. 



jueves 

Escribe en tu 
cuaderno de estudio de la 
Biblia tres cosas que puedes 
hacer hoy para ser un servidor 
de las siguientes personas: 

1. Un vecino 

2. Un compañero de clases 

3. Un maestro u otro adulto 

Ora Pide a Dios que 
bendiga lo que hagas, para 
^que la gente a quien 
sirves vea su amor. 





Viernes 

Habla Pregunta a tus 
I -. padres si durante el culto de 

^ recepción de este sábado puedes 
^hablar acerca de la manera como 
^pueden servirse unos a otros dentro dej 
^la familia. Consigue que cada uno 
^decida servir de alguna manera a otro 
^ miembro de la familia durante la 
I nróxima semana. 

i Piensa Después que Jesús habló sobre el 
servicio, añadió: ''Si entienden estas cosasj 
y las ponen en práctica, serán dichosos" 
(Juan 13:17). 

Ora Agradece a Dios por 
^las bendiciones 
prometidas.